2010-02-22 La Magia del Sahara Maratón

Ir abajo

2010-02-22 La Magia del Sahara Maratón

Mensaje  Pepe Barriga el Lun Mar 15, 2010 12:14 am

La Magia del Sahara Marathon

Hola amigos, de vuelta de esta grandísima aventura tengo bastantes cosas que transmitiros, o por lo menos para no ser pesado y no aburriros con el tema os contaré parte de mi experiencia.

Os cuento por encima la historia de esta gente y así entenderéis mejor por que te tocan el corazón.

No sé, supongo que sí, muchos de vosotros sabréis que se trata de una prueba solidaria cuya finalidad es recaudar material sanitario, escolar y por supuesto, conseguir ayuda económica, todo esto va destinado a los refugiados saharauis.

Antes de emprender esta aventura realmente no conocía bien de que iba esto, yo había oído hablar de los refugiados, pero sin prestar atención, conocía lo de la marcha verde y lo de los niños que pasan aquí los veranos, alejados de sus familias, pero nada más.

La historia es que antes de que España entrara en África como potencia colonizadora, el pueblo saharaui era gente nómada que vivía en su territorio, en el desierto sí, pero al fin y al cabo su territorio, mucho más rico en algunas zonas de lo que parece, en fin, el territorio saharaui fue colonia española, más tarde y hasta 1958 llegó a ser provincia española en África. El Sahara quedó dividido en tres zonas, la española, la mauritana y la marroquí, pero un día España, que se llevaba bien con los saharauis, no sin algunas rencillas con la resistencia anticolonialismo, decidió abandonar las zonas colonizadas y Marruecos entro a saco en ese territorio, llevándose por delante todo lo que encontró, incluso con bombardeos, de manera que de un plumazo se quedó con el territorio antes ocupado por España, (lo que actualmente llaman territorio ocupado) y los ocupantes de estas tierras para salvar la vida tuvieron que salir corriendo hacia el único sitio que podían, el desierto de Argelia; al enterarse Argelia de esta masacre, inmediatamente preparo unos campamentos con haimas para socorrer a esta gente, campamentos que llevan 34 años en el sitio inicial, pero parte de este pueblo no pudo escapar de los marroquís y quedó en las ciudades que masacraron, (El Aauin, Dhala, Smara, Auser y alguna otra) actualmente en estas ciudades continúa viviendo el pueblo saharaui, pero Marruecos les tiene una represión brutal, las barbaridades que nos han contado de como los tratas te hacen temblar, casos como el de Aminatu Haidar son lo habitual.
Un poco más tarde, Mauritania que también tenía parte del Sahara, decidió retirarse del territorio y se lo devolvió a sus legítimos propietarios, y actualmente es la zona que llaman liberada, donde se encuentra la ciudad de Tifaritis y que es donde únicamente viven los saharauis en libertad.
De manera que actualmente hay un territorio ilegalmente ocupado por Marruecos (territorios ocupados), la zona donde vive libre el pueblo saharaui (territorio liberado) y los campamentos saharauis (en el desierto de la Hamada argelino).
Los saharauis, en Argelia, han hecho 4 campamentos con los mismos nombres que tenía sus ciudades en su territorio, (Aauin, Smara, Dhala y Auser) más otro campamento en el que se encuentra el control administrativo de todos ellos, mucho más pequeño, pero muy importante, que se llama Rabuni.
La maratón trascurre desde el campamento del Aauin hasta Smara, pasando por Auser, el campamento de Dhala está bastante más alejado, a unos 150 tortuosos kilómetros.
En todos estos campamentos hemos hablado con mucha gente, y tratando de indagar para aprender un poco de historia, estuve hablando con un señor de unos 65 años, que ha vivido toda la historia, la expulsión, los bombardeos y los 34 años de pena que lleva en Smara, claro todo esto con la ayuda de un saharaui que hablaba perfectamente español, esta gente habla un dialecto del árabe que se llama Hasanía y que imposible para nosotros, difícil muy difícil. Nos contaba conmovido que no ha vuelto a ver a sus padres, ni a sus hermanos desde que se tuvieron que refugiar allí, decía con los ojos llenos de lágrimas que toda su familia no pudo escapar de los marroquís y continúan soportando el maltrato de Marruecos; otros señor de unos 40 años decía que se escapó con 5 años y desde entonces no ha vuelto a ver a sus padres ni hermanos, otros decía que el tampoco pudo escapar pero que después de algún tiempo no aguantaba los maltratos que le daban los marroquís y decidió, no sin jugarse la vida, escaparse cruzando la frontera de Mauritania, pues por Marruecos es imposible cruzar la frontera ya que éstos tiene construido un muro de unos 4 metros de altura y de 2600 kilómetros de largo, ¡sí habéis leído bien 2600 kilómetros! vigilado con radares y con garitas por más de 150.000 soldados marroquís y totalmente minado, lo que le supone a Marruecos un coste de más de 2 millones de euros diarios, a este muro lo llaman el Muro de la Vergüenza, y es perfectamente visible desde Google Earth, poca gente sabe lo del muro pero es una auténtica salvajada; habla toda la gente del muro de Israel con Palestina, pero yo creo que este es peor, de manera que es imposible entrar.
A mi después de haber oído estos relatos de gente con los ojos llenos de lágrimas, de comprobar durante 7 días que esta gente vive sin agua, vive sin electricidad, y llevan 34 años viviendo con linternas y baterías, se me quedó el cuerpo de aquella manera, de aquí que la carrera, os lo aseguro, pasa casi desapercibida, evidentemente es importante por que es una carrera preciosa pero pasa a un 2 ó 3 plano. A pesar de vivir así nos lo han dado todo, te regalan cosas, se desviven por ti, permanentemente pendientes de que no falte nada, en fin… ¿qué más os puedo decir?, a mi me han tocado el corazón. En la entrada de la haima siempre está preparada la bandeja de té. Basta con pronunciar el primer saludo para que empiecen a calentar agua para el té, es pasión lo que sienten por esta bebida, cada vez que te invitan hay que saber que son tres los vasos que te ofrecerán y la ceremonia dura al menos 40 ó 50 minutos. Son tres tés cuyo sabor evoluciona: “el primero, amargo como la vida; el segundo, dulce como el amor y el tercero, suave como la muerte”. El té es el único lujo saharaui, pero debes saber que es muy posible, casi seguro que cada día lo acabes con 15 vasitos de té.
Lo que realmente me da pena es que a ese conflicto, que nadie quiere sacar realmente a la luz, no tiene visos de solución. ¡ Como determinados países no den la cara esto tiene mala solución!, y yo no sé hasta cuando será posible mantener esta ayuda, pues no os penséis que se trata de unos campamentos con 4 habitantes, se trata de unos campamentos con más de 200.000 personas y siguen creciendo, se casan a los 18 o 20 años y cada pareja tiene como mínimo 3 ó 4 muchachos de manera que pocos años ….. Hay muchos intereses comerciales, muchas empresas expoliando con el consentimiento de de España y de Marruecos, caladeros de pesca, minas, navieras etc etc..
Ellos viven única y exclusivamente de ayuda humanitaria, todo lo que tienen, absolutamente todo esta donado por países, unos más y otros menos, no todos los países tienen el mismo grado de respuesta. Están muy agradecidos y de hecho les llaman país hermano a Argelia, aunque nos dio una charla el Gobernador de Smara y nos decía que sí que están muy agradecidos con Argelia por que les deja estar en su territorio "desierto puro y duro" pero hasta ahí, porque no ha hecho nada por tratar de ayudarles a solucionar la situación, además les tienen un férreo control, casi imposible entrar o salir, en las carreteras "carreteruchas" hay unos controles policiales de alucinar. También a los españoles nos están muy agradecidos por todo lo que estamos haciendo por ellos, eso sí, están agradecidos a la población, pues el gobierno español no ha hecho nada por solucionar el problema, más bien todo lo contrario, España está metiendo mano en los recursos naturales de otro país, de hecho muchos le echan la culpa a España de su situación. España los abandonó a su suerte siendo provincia española, es lo mismo que si Marruecos tratara de quedarse con Ceuta y Melilla y España los dejara a su suerte y los abandonara. Actualmente según el Derecho Internacional jurídicamente la soberanía y la administración del Sahara Occidental sigue en manos de España.

Hasta aquí una pequeña lección de historia, espero que si hay alguien que sepa del tema, sea capaz de disculpar si en esto que he contado hay alguna patada a los libros de historia.

Y ahora os cuento un poco de mi experiencia durante la carrera y la estancia.

Todo empieza con un viaje en un avión comercial normal de Air Algeria, la distancia no es mucha pero hace escala en Argel, capital de Argelia, por lo que el trayecto se hace largo, sobre 5 horas. En el aeropuerto militar donde nos llevan Tindouf nos montamos en unos autobuses desguazados y las maletas en un camión desastroso.
Tras 80 kilómetros por una carretera que no sé si llamarla así, pues más bien es un camino y tras pasar 2 controles de la policía argelina que incluso se suben a los autobuses, buscando yo no sé qué, llegamos a Smara, el primer campamento de refugiados donde pasaremos casi 5 días. Al llegar allí, está todo oscuro, son las 4 de la mañana, recordad que esta gente no tiene luz, se enciende un foco conectado a un motor para dar un poco de vida al tema y vemos a un montón de señoras sentadas en el suelo vestidas con los ropajes típicos de la zona, dándonos una sensación extraña; de inmediato se distribuyen las haimas, 4 personas en cada una, a nosotros nos toca una en la que la señora que nos recoge viste el ropaje negro, toda tapada y ni papas de castellano, nos lleva hasta su haima con la única ayuda de una linterna de juguete, no os imagináis la sensación que nos dio, en ese momento me pareció haberme metido en la boca del lobo.
En la haima duermes encima de unas alfombras y con el saco de dormir que la organización recomienda llevar. Al día siguiente y con la luz del día las cosas se ven de otra forma, no hablan español, no hay agua, no te puede lavar, te despiertan a las 7:30 horas porque ellos ya se han levantado a las 6:30 para rezar, no hay wc, en fin no es una situación idílica, pero una vez superado todo eso, comienza la convivencia pura y dura, al final resulta que después de hacerte a estar sin todas esas cosas que para nosotros resultan ser básicas, ellos te hacen encontrarte a gusto y cómodo. Entre charlas y visitas a algunos centros o al hospital pasan los días y nos trasladamos los 2 últimos días a otro campamento que esta a unos 150 kilómetros, esta vez nos llevan de día en autobuses urbanos con matricula de Bilbao, ni que decir tiene que estos y el 90 % de los vehículos que se ven están dados de baja en España y la ayuda humanitaria los llevado hasta allí. Estos autobuses urbanos esta absolutamente reventados, sin cristales, sin asientos, sin puertas etc., pero circulan. Bueno esta travesía es tortuosa, para hacer los 150 kilómetros se emplean 7 horas de reloj, salimos a las 11 de la mañana y llegamos a las 6 de la tarde, de modo que imaginad a qué velocidad circulan. En este campamento te asignan otra familia, se hacen algunos actos interesantes como un partido de futbol entre una selección de corredores españoles, en la que participó el ex del Español, Real Madrid y Valencia Iván Helguera, y la selección del campamento de Dahla, también se celebra el aniversario de la proclamación de la RASD (República Árabe Saharaui Democrática) y de hay vuelta al aeropuerto y a casa. A grandes rasgos esa es la maravillosa semana que hemos pasado.

En cuanto a la carrera, que decir, todo comienza con un traslado en autobús urbano hasta el punto de salida, a 42 kilómetros de la llegada, pleno desierto, al llegar allí hay un montón de lugareños esperando, para ellos es un día de fiesta, hay grupos de niños cantando el himno del Sahara Maratón, (un himno que yo no sé quién lo habrá hecho, pero se ponen los pelos de punta cuando lo cantan los niños, es muy bonito), mujeres con sus mejores galas, incluso da un discurso el presidente de la Republica Saharaui, y dan el pistoletazo de salida, nada más salir, 200 metros de haimas y comienza el desierto, puro y duro, nunca se alcanza el horizonte, un terreno bastante llano, con innumerables bancos de arena y muchísima piedra, cuando se corre por este terreno hay que ir muy concentrado y mirando bastante por delante, hay que ir buscando dónde se encuentra el terreno más duro, pues es fácil que si no eliges bien dónde pisas, te hundes en la arena hasta el tobillo, en este sentido tuve suerte pues coincidí con 2 corredores experimentados en este terreno que me decían por donde estaba más dura la arena, en dos ocasiones que me despiste de ellos, ¿que pensáis que pasó?, pues eso que tuve que arrastrar el lastre de la arena desde el principio de la carrera. La primera media es fácil si te gusta el terreno pedregoso, sobre el kilómetro 20 se pasa por Auserd, donde es muy fácil perder el norte y ponerte a correr como loco, pues te esperan miles de niños gritando y dándote ánimos y os aseguro que se hace un nudo en la garganta.
En este momento empiezan los comentarios de los 2 corredores que iban conmigo que ya habían corrido esta carrera, y decían: “ahora comienza la maratón”, dos curvas de 90 grados entre las haimas del campamento y ahí estaba la primera, una duna de considerable altura, subes la duna y en la cima te encuentras con una sucesión interminable de dunas, subes y bajas, subes y bajas, y cuando en la media maratón con 1:36, parecía que no iba a ser tan dura, en tan solo 5 kilómetros de bajar y subir dunas, te das cuenta de que lo vas a pasar mal, y en mi caso lo pasé muy mal; hacía el 30 mis piernas ya no iban, al terreno super duro tenía que añadir mi falta de previsión por la confianza que deposité en la organización, pues en una charla el día anterior donde nos dieron las directrices sobre lo que teníamos que hacer si se presentaba el siroco, (siroco es el viento típico de la zona que de haber aparecido la organización tendría que haber suspendido la prueba, pues es imposible correr con él, ya que dicen que si aparece ese viento y extiendes el brazo hacía adelante es imposible verse la mano) y donde nos dijeron que no hacia falta llevar nada, ni geles, ni bebidas isotónicas ni fruta, nada de nada y ese fue mi error, fiarme y no llevar nada de nada. La media maratón tiene el mismo recorrido pero sale una hora después del maratón pero 21 kilómetros por delante, ¿y que pasa?, pues que en esa carrera corrieron 300 personas que evidentemente pasan por los mismos avituallamientos que los de la maratón y cuando llegamos nosotros nada más que quedaba agua, ya no quedaba nada, pero nada de nada, por lo que hice toda la carrera solamente con agua, y eso totalmente insuficiente, por lo que me dio una pájara, que me las hizo pasar canutas, en mucho puntos no me quedo más remedio que ir andando y cuando corría no conseguía hacerlo en menos de 7:30 cada kilómetro, y miras hacía atrás y ves como la gente que antes no estaba ahí, dos kilómetros más adelante están apunto de pasarte y te encuentras impotente. Una anécdota, en el kilómetro 32 me encontré con dos chavales que hacían la media andando y me decían: “venga chaval que vas el décimo”, pues ni así fui capaz de correr, en tan solo 10 kilómetros me pasaron 32 personas, pues entré el 42 en meta y gracias. Pasé la primera media en 1:36 y terminé la carrera con el lamentable registro de 4:06, lo que quiere decir que la segunda media la hice en 2 horas 30 minutos, los que me conocéis os podéis hacer una idea de cómo iba. Los 5 últimos kilómetros donde ya ves la zona de meta por unas antenas de radio, se hacen interminables y por si fuera poco en ese punto empezó a soplar un viento fortísismo de frente, lo que te hunde bastante más en tus malísimas sensaciones. Y hasta aquí mi aventura, cuando llegué a meta lo hice destrozado, destrozado de verdad, con unas sensaciones que ni siquiera conocía, no me podía mover, en ninguna de las otras maratones que he corrido me he sentido tan mal, pero bueno de todo se aprende, para la próxima que seguro que la habrá, he aprendido y estoy seguro que no lo volveré a pasar tan mal. Por último un pequeño apunte para salvarme un poco, corrí la carrera con unos achuchones considerable en el estómago, lo que me hizo para en alguna ocasión, las comidas que te dan ocasionan estas cosas, yo creo que aquí en mayor o menor medida no se libra nadie, pero ya sabía que me iba a pasar eso en carrera pues el día antes ya estaba tocado.

La medalla que recibí es de largo la más trabajada y la que voy a guardar como oro en paño, es igual que la que nos dieron en la última carrera de Aldea Moret. Las hacen gente de la zona, para intentar mejorar de alguna forma la economía local. No existen premios en metálicos para nadie, y las copas para los vencedores son como de cartón, pero da igual, lo importante es lo que simbolizan.

Creo que no me dejo nada en el tintero, a grandes rasgos esto es lo que he vivido en 7 inolvidables días y a buen seguro que repetiré, y creo que alguno de vosotros se vendrá conmigo.

Un saludo a todos.

Pepe Barriga

Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 20/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2010-02-22 La Magia del Sahara Maratón

Mensaje  farmaciazarza el Lun Mar 15, 2010 1:12 am

Gracias, Pepe por compartir con nosotros esta magnifica experiencia. Haciendonos reflexionar sobre lo que significa pertenecer al primer mundo y lo afortunados (y manipulados ) que somos.
avatar
farmaciazarza

Cantidad de envíos : 40
Edad : 52
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario http://alcanzatumeta.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.